• RSS

viernes, 30 de junio de 2017

Este verano... Tres en raya!

Tres en raya, o también conocido en otros países con nombres tan curiosos como Tatetí, Cuadritos, Tic-Tac-Toe, Gato, Triqui traka, Ceritos, La Vieja chillona ... Muchas fueron las tardes de verano que este juego ocupó mi tiempo... me entró la nostalgia y creé mi propia versión!


Lo dejaré sobre la mesa de la terraza... decorará... y en cualquier momento, así como quien no quiere la cosa... los dedos se irán en dirección a estas coquetas fichas...




Están hechas con las tapaderas de unas botellitas de zumo... Imprimación, acrílica blanca y decoupage...


Una de las servis también la utilicé para un cubo de hojalata

Una forma diferente de reutilizar esta botella que corté como al final os cuento...

El tablero es un azulejo que sobró del baño... Apliqué imprimación, acrílica marrón y técnica de la vela. Después acrílica blanca y lijada. Barnizar y seguir envejeciendo con salpicado en marrón y una pasada de betún de Judea.


Esto de crear juegos de mesa artesanales es una adicción, ya estoy pensando en el siguiente!


Os enseño el origen...


En cuanto a la botella, probé con este experimento que había visto, os dejo sólo unas pequeñas indicaciones, en la red se encuentran vídeos donde se aprecia mejor cada paso.


Se necesita una botella, una cuerda que se impregna en alcohol, y se ata a la altura deseada. Habrá que prenderla e ir girando para que se queme todo alrededor


Se introduce en un recipiente con agua muy fría, incluso con hielos dentro, y al momento se parte.


No deberían quedar grietecitas en el cristal (utilicé la arpillera para taparlas), creo que el motivo es que dejé mucho tiempo prendiendo la cuerda, si vuelvo a probar, ya os contaré... Aún con esas rayitas se puede lijar bien hasta conseguir un buen acabado.

Muchas gracias por el tiempo que pasáis aquí y por vuestra generosidad al dejarme tan cariñosos comentarios!



domingo, 21 de mayo de 2017

En modo shabby chic...

Estilo que mezcla tendencias rústicas y románticas, en el que destaca la luminosidad... color blanco, tonos pasteles en rosa, azul claro... el cuidado por el detalle... el adorno floral en complementos... Qué os puedo decir... un estilo que me encandila!


Lo primero pensar qué objetos reciclaría para esta ocasión... unos envases de cristal estarían bien... para la primera botella imprimación, pintura y una servilleta de lo más romántica...


Con un frasco ancho, un portavelas decorativo... Muy sencillo, pero soy fiel al pensamiento de que en la sencillez está la belleza... Lo creé enrollando cuerda en la parte superior (pegada con silicona caliente), y utilicé unas arandelas (son cierres de pulseras), para enganchar otro trozo de cuerda y así hacer el asa


Más cuerda y muchos nudos para otra botella...




Fui rasgando trocitos de la sevi para decorar un malma

Previamente lo craquelé, me gusta mucho cómo se integra el papel sobre las grietecitas que se abren...

Y para terminar os quiero enseñar esta silla que he utilizado como macetero....


La pinté en azul, y una vez seca, lijé para que se viera la madera...


Después cada barrote del respaldo en un tono diferente, y volver a lijar, de forma que se cree un desgastado en tres tonos, me encanta el contraste que queda!



La vi abandonada en una escombrera y aún con el asiento roto, no pude resistirme... me entendéis verdad...?



Muchas gracias por vuestros comentarios, son la ilusión que me llevan a publicar!

jueves, 27 de abril de 2017

Inspirada por las fresas

La temporada de fresas es bien recibida en esta casita... ya sea por las preciadas cajas que contienen estos frutos rojos y hacen las delicias de algunos de mis trabajos... o por sus fantásticas propiedades...  en cualquier caso son una fuente de inspiración para mí y se merecían un homenaje!


Como siempre decoraciones muy sencillas... estarcido de rombos y otro de topitos acompañado de una bonita lámina de Dayka...



Para darle un aspecto envejecido a la tabla, la pinté primero en un tono gris oscuro, y una vez seco, gris muy claro (en el mango invertí los colores para hacer contraste). Después lijado por algunas zonas.


Y qué os parece la bandejita rústica para presentarlas... os habéis dado cuenta de qué se trata? Un trozo de corteza de árbol... lo que no acabe yo pintando...



No me canso de decir la satisfacción que produce ver transformados los objetos con un poco de pintura y algún detalle más...


... sobre todo cuando echo la vista atrás y veo su anterior vida... aunque esta vieja báscula no estaba muy estropeada, creo que ha salido ganando con el cambio de imagen...


Hoy termino esta entrada agradeciendo el reconocimiento de mi querida compañera Isabel desde su encantadora casita Isabel Vintage. Un premio que recibo con tanta ilusión como el primero, o más aún, porque después de tanto tiempo conociéndonos a través de nuestros blogs, sé que va unido a un entrañable lazo de amistad.

 
Su pregunta era: ¿Qué tres cosas te llevarías a una isla desierta? La respuesta muy sencilla...
Las dos primeras, pintura y pincel, que con los restos (de lo que sea...) que las olas devolvieran a la orilla ya me ocuparía de darles provecho...
La tercera sería el ordenador, para no perderme nada de los queridos blogs que sigo, y por supuesto, para seguir publicando... que ni en una isla desierta os ibais a librar de mí!!