• RSS

sábado, 4 de enero de 2014

Cajas vintage con transfer

Ya a punto de terminar la Navidad, volviendo a la rutina poco a poco, y empezando el año con un nuevo trabajo, esta vez aplicando la técnica de transferencia de imágenes. No deja de sorprenderme como sólo con pegar una impresión y retirar el papel con agua, puede quedar una imagen tan bien integrada!


Reciclé cajas redondas (de cartón y hojalata) que tenía guardadas esperando su momento, y para los transfers elegí unas imágenes vintage con motivos costuriles. Ahora podré utilizarlas como costureros o para guardar todo tipo de cintas.



Una de las tapas tenía una perforación en el centro y una cuerdecita feucha.... la sustituí por un pomo


Con el pincel seco y una chispa de acrílico negro fui dando por algunas zonas para darle un aspecto desgastado.


Imágenes románticas que caracterizan ese estilo vintage que tanto me gusta, y detalles con cintas, pasamanería, puntillas... para acentuarlo!



Os dejo los pasos que sigo en esta técnica.

TUTORIAL TRANSFERENCIA DE IMÁGENES

Materiales

Soporte a utilizar (Caja de cartón en mi caso)
Alkil
Imagen a transferir
Pincel
Agua
Algodón
Imprimación
Pintura acrílica
Barniz incoloro mate

Proceso

1. Preparar la superficie. En este caso la caja que utilicé tenía unos motivos muy oscuros, por lo que utilicé imprimación antes de pintar. Para ello, con una esponjita se van dando toques hasta cubrirlo todo. Si esto lo hiciéramos con brocha quedarían señales muy feas.
Una vez seca, pintura acrílica blanca y dejar secar.

2. Preparar la imagen. Se imprime (en láser) con efecto espejo, esto es fundamental cuando se transfieren letras. No es necesario ningún papel especial.
A continuación se recorta la imagen lo más cerca posible del borde del dibujo, así tendremos menos papel innecesario que eliminar posteriormente. 


3. Dar una capa de alkil sobre la imagen del papel impreso, e inmediatamente después fijar en la superficie y pegar sin que quede ninguna arruguita. Dejar secar de un día para otro.


4. Empezar la tarea de retirar papel. Con un algodón o gasita húmeda (sin que llegue a gotear), mojar el papel despacio hasta que empiece a aparecer la imagen. Entonces habrá que ir frotando (no demasiado fuerte) con las yemas de los dedos. Cuando lo hagamos por los extremos, es preferible frotar del centro hacia fuera, para evitar levantar la imagen.


Os enseño más de cerca cómo queda el papel al irlo retirando


Aunque en esta primera retirada de papel parezca que hemos quitado mucho, y estando húmeda la imagen se vea bastante nítida, comprobaremos que en cuanto se seque volverá a aparecer el papel que aún nos queda por quitar.


Habrá que repetir la operación (humedecer algodón, pasarlo por la imagen y retirar con el dedo) tantas veces sea necesario hasta que se vea totalmente limpio el dibujo. 


El resultado es mejor, si después de cada vez que retiremos papel, dejamos secar unos minutos hasta que volvamos a seguir.
Llegará un momento en que aunque siga quedando una finísima capita de papel, ya no consigamos retirarlo con los dedos. Lo que se hará es simplemente pasar unas cuantas veces el algodón húmedo (dejando secar entre una y otra vez). Además ahora ya se puede apretar con fuerza el algodón porque la imagen debe estar perfectamente transferida.

5. Finalmente se aplica barniz para proteger el trabajo.

Que paséis buen fin de semana y disfrutéis del día de Reyes!

Gracias por vuestras visitas y comentarios que me hacen poner ilusión en cada trabajo!